Nuestra especialista

Nutrición y rendimiento escolar

Three schoolboys lying on the ground and laughing while studying.

Todos sabemos que es básico que un niño este bien alimentado para que crezca sano y fuerte. Para que su desarrollo físico sea el adecuado y no tenga carencias, pero es esencial también para que exista un adecuado desarrollo mental y a su vez intelectual.
Este desarrollo mental tienen varias vertientes, una será la correcta evolución neurológica pero a su vez ello se acompañará también de un correcto rendimiento académico. Existen multitud de estudios que asocian una buena alimentación al aprendizaje. Es importante que no existan déficits en la dieta ya que ello podría provocar alteraciones directas en la función cognitiva es por ello que existen algunos alimentos que deben formar parte de cualquier dieta y más en etapas de crecimiento. Entre ellos se encuentran aquellos que contienen ácido graso omega 3 y de manera más concreta el DHA que ayuda a mantener las funciones cerebrales. Los pescados azules o algunos frutos secos como las nueces, lo pueden proporcionar. Además de estos ácidos grasos, algunas vitaminas como la B12 o minerales como el hierro tienen relevancia en las funciones implicadas en el aprendizaje. El hierro puede obtenerse de verduras de hojas verdes, legumbres o la yema del huevo, mientras que la vitamina B12 se halla en productos y derivados lácteos o la carne de cordero.
Además de que coman los alimentos adecuados y tengan una dieta equilibrada a nivel nutricional, es básico que desayunen, coman, merienden y cenen. Es necesario que reciban el aporte adecuado para superar los retos de aprendizaje que se encuentran día tras día. Muchos pequeños salen de casa sin desayunar, de hecho según algunos estudios este porcentaje se sitúa entre un 8-12% de escolares. Esa primera comida del día es muy importante ya que les ayudará a tener mayor concentración, memoria y energía en las primeras horas en las cuales ya reciben información. De igual manera la merienda será esencial cuando a las horas de estudio escolar se le añaden las extraescolares. Tras horas en la escuela la fatiga hace mella y darles una buena merienda será de gran ayuda.